viernes, 28 de agosto de 2009

...Para discutir la LOE


Elementos para discutir la LOE
Para exteriorizar cualquier juicio sobre la recién aprobada Ley Orgánica de Educación, con objetividad y evitar caer en el fanatismo político, es menester aferrarse a la convicción ciudadana que marca nuestra carta magna y buena porción de entusiasmo que nutra el cariño por el país que nos vio nacer, su desarrollo, prosperidad, paz y libertad.
Muchos serán los puntos de vista desde donde se puede abordar el tema, pero, la forma y el fondo son fundamentales para recorrer el camino de la opinión.
Veamos la forma.
Si el proyecto de ley fue introducido hace dos años, produciéndose una primera discusión de las tres que exige la técnica parlamentaria, y que fue aprobada y engavetada, afectada por el referéndum; al iniciarse una nueva discusión debió iniciarse el proceso de discusión nuevamente.
Otro. La discusión y análisis que se supuestamente se promovió en el país se hizo bajo un coto cerrado, me consta; donde, a través de unos “conversatorios”, convocados en el seno de los partidarios oficialistas, la asistencia fue escuálida, y en algunos casos los ponentes no llegaron; pero, si recogieron las firmas para llevarlas a la Sala Situacional de la Asamblea Nacional justificando la misión cumplida.
El aspecto de forma que más polémica ha producido es el apresuramiento de las Comisión de educación de la AN para aprobar el anteproyecto y llevarlo al parlamento. No fue dado a conocer al pueblo, a todo el pueblo. Tímidamente se entregaron muy pocos volantes, en sitios estratégicos, con el supuesto contenido del “papel de trabajo” a los que se refieren los Ministros Acuña y Navarro.
El madrugonazo para aprobar la Ley no era necesario, con la mayoría que hoy presenta el oficialismo, bien se pudo dar continuidad, por lo menos entre ellos, a la discusión del texto. De allí que gran parte del pueblo venezolano se pregunta ¿Qué se escondía en la premura de aquella decisión unánime?.
La más ingenua de todas las apreciaciones para analizar los aspectos de forma fue escoger el periodo vacacional para entablar el debate sin que haya reacción del fuerte contingente escolar y magisterial, no muy ganado a utilizar el periodo de descanso para estas luchas.
Pero veamos también el fondo de este contenido.
En sus 54 artículos el legislador no pierde oportunidad para desparramar las intenciones ideologizantes del régimen, corroboradas por el presidente Chávez en una de sus alocuciones, cuando al respecto dice: yes.
El control de las instituciones educativas, en todos sus niveles, no escapa a las pretensiones de sus cooactores, acentuándose un poco más en el nivel superior; porque en Inicial, básica y media saben que cuentan con la organización de los Consejos Comunales, donde hay que reconocer, son mayoría. Pero el paseo de control también pasa por las organizaciones gremiales y estudiantiles.
Desconociendo el carácter transitorio de la “misiones”, creadas para atender contingencias de analfabetismo, abulta la nómina burocrática, no de funcionarios educacionales sino de “activadores políticos” para cualquier contingencia electoral y propagandística.
No podemos dejar pasar el atentado contra la autonomía universitaria, lo cual apetece al régimen desde hace unos 9 años, o más.
El texto aprobado otorga, sin importar la competencia académica, a los consejos comunales, la injerencia en la información referida a la relación medios de Comunicación-Escuela, colocando a las comunidades como censores y vigilantes de los mensajes emitidos por los medios, creando un Nuevo orden comunicacional para la educación.
La incorporación de factores externos a las comunidades educativas y la escuela, en las escuelas, inocentemente invita a la ambigüedad, pero si trasladamos estas incorporaciones desde las filas del partido oficialista, habría que verlo. ¿Quiénes serían?.
Para no cansar al lector, se puede concluir que la formación del Estado Docente otorga al gobierno que esté de turno la conducción de las políticas educacionales de Estado, pero, nunca sin la participación de los gremios docentes, los alumnos y la sociedad. El estado no lo es todo.
Sin comentar el ingreso por concurso, sin que influya el dedo, la incorporación de profesionales de la docencia extranjeros; y por si fuera poco, con otras profesiones.
Con estas apreciaciones, usted puede hablar de la nueva Ley orgánica de educación. Si no las puede analizar, debatir, rebatir y profundizar; es poco lo que pueda aportar.
Rafael González

No hay comentarios: