miércoles, 12 de octubre de 2016

¿…Y las fiestas de mi pueblo?

¿…Y las fiestas de mi pueblo?
 
 
 
¡Que lastima! Mientras la iglesia hace todo un esfuerzo, sin los recursos suficientes, para mantener la tradición católica de celebrar las fiestas patronales en honor a Santa Teresa de Jesús, la municipalidad, hasta la fecha, no ha dado muestras de querer rendir honores a quien fuera Doctora de la iglesia.
Pero más aún, no se oye ni se asoma la intención de darle entretenimiento y sana distracción a pequeños y grandes, como siempre se ha hecho en este pueblo.
La excusa de la incontrolable delincuencia, porque el flagelo viene de adentro; la falta de recursos, porque la olla esta raspada; y la inventada crisis con la guerra económica, que ya perdieron. Son los discursos que justifican la supresión de esta centenaria tradición tereseña.
 De lo que si no tiene escapatoria el gobierno local en estos tiempos festivos, es de la calentera que tenemos los tereseños por la basura que hoy ocupa un lugar prominente en la calles de la población. Basta con dar unas vueltecitas por los sectores populares del municipio para ver como los desechos sólidos ya forman parte del entorno vecinal en barrios, urbanizaciones y caserios.
Mientras tanto, las decisiones de las políticas públicas del alcalde no salen del vaivén de los fracasos con el “Plan de Basura cero” y otros planes que no han satisfechos a la población; pero que ahora pretende resolver con un decreto que tendrá los mismos resultados.
Así que, no queda más remedio que celebrar nuestras fiestas patronales en nuestra calle, en nuestro barrio, en nuestra urbanización hasta donde alcance la imaginación; pero eso sí, con la basura al lado.
Si no reaccionamos no habrá solución.


//Rafael González

No hay comentarios: